Dale más variedad al ejercicio aeróbico

Ahora que estamos en pleno verano el ejercicio aeróbico cobra más pasión que nunca, y es que no hay nada mejor para realzar el tono muscular, perder grasa y en general, coger mejor forma física y también un mayor fondo.

Pero a fin de cuentas, para muchos estar media o una hora pedaleando una bicicleta estática o corriendo en una cinta de correr puede llegar a ser muy aburrido. Tanto, que se acaba prestando más atención a la televisión del gimnasio que al propio ejercicio en sí. Y esto, sí que es perjudicial para lograr nuestros objetivos.

Aunque parezca que no, hacer ejercicio aeróbico sin prestar atención tiene poco sentido, ya que a fin de cuentas realizas movimientos sin calcularlos, dejándoselos al subconsciente y en definitiva, sin buscar realizarlo de la mejor forma posible para conseguir tu propósito. Debes estar concentrado, y si no puedes estarlo estando tanto tiempo en una máquina fija, tienes fácil solución: varía todo lo que puedas.

Variar en el sentido de que por ejemplo, puedes dedicar quince minutos a la bicicleta estática, otros quince a la cinta de correr, quince a la máquina elíptica… así, hasta que te aburras. Se trata de cambiar lo máximo posible y no acostumbrarte, centrarte en focalizar tu mente y no pensar en otros asuntos. Concentración, en definitiva