¿Y por qué no subir al árbol?

Si estás en cierta forma física, seguramente quieras buscar nuevos retos y en general, encontrar más o menos dónde pueden estar tus límites. Hoy, te vamos a proponer un pequeño reto.

Uno de los deportes más duros que existen de cara a la fuerza física bruta es la escalada. Los brazos al completo, los dorsales, la espalda en general… todo el cuerpo trabaja, y el esfuerzo que hay que hacer en algunas ocasiones es sencillamente, brutal.

Por ello mismo practicarlo con cierta suavidad puede ser realmente beneficioso para el cuerpo y en general, para mejorar nuestra forma física. Pero lamentablemente, no todos podemos disponer de una pared con un plano de escalada o de ir directamente a la montaña a practicarla. Entonces… ¿qué podemos hacer?

Como ya habrás adivinado, lo que nosotros proponemos parece simple: escala un árbol. Busca alguno que tenga ramas sólidas (para no dañarlo) a las que te puedas aferrar, y simplemente haz todo lo que esté en tu mano para subir lo más alto que puedas.

Con estas prácticas mejorarás en fuerza y en resistencia, porque te aseguramos que escalar un árbol no es tarea nada, nada fácil. Pero eso sí, es sencillo de buscar, y en plena naturaleza. ¿Qué más puedes pedir?